solsona


REFLEXIONES DE SOLSONA COVID-19: China, la construcción de la imagen de la nueva potencia mundial
¿Por qué Trump tiene esta obsesión con acusar a China de impulsar el COVID-19? Porque el país del dragón se postula para demostrar que es el nuevo líder mundial.

Sabemos que es importante el fondo, pero también las formas. Por eso China está trabajando desde hace tiempo la construcción de su imagen como nueva potencia mundial desde diferentes ángulos. Así, está tejiendo relaciones institucionales con los países asiáticos, incluida Corea del Norte, para convertirse en el referente de esa parte del mundo. Y se está focalizando especialmente en los del sudeste asiático, donde existen importantes fuentes de dinero en las que influir y obtener réditos a través de acuerdos: materias primas, turismo y nuevos territorios.

Y cuando no es de manera amistosa, no duda en amenazar con la fuerza: Hong Kong lo está experimentando. Y la administración Obama también cuando, en unas imágenes tomadas por satélite, descubrió que ¡en solo un mes! China había construido islas artificiales en el sur del Pacífico (que se han acabado llenando de misiles, con la consiguiente intimidación militar para esa zona, pero también para Norteamérica).

África es de China
La influencia de China no se detiene solo en su ámbito geoestratégico natural. También ha llegado a África. La gestión de public affaires del gobierno chino ha seducido a la gran mayoría de los países africanos subsaharianos y ha llegado a acuerdos con ellos. Ha invertido en determinadas infraestructuras como carreteras o puertos para, egoístamente, quedarse con los recursos naturales. Son ejemplos destacados Etiopía, Angola, Nigeria o Sudán. O para implantar negocios, como las grandes plantaciones de rosas y claveles que después exportan a los Países Bajos, y que se venden allí como si fuera un producto neerlandés, cuando en realidad, toneladas de flores se producen en África de la mano de empresas chinas.

Hace unos pocos años todo el sector empresarial y económico señalaba a África como la fábrica y el mercado del futuro. Se hablaba de las grandes potencialidades de un continente entero. Hoy en día en Occidente ya nadie habla de África, ya ninguna empresa quiere invertir allí. ¿Por qué? Porque tras las primeras prospecciones se encontraron que China les había tomado la delantera y había copado cualquier oportunidad. Y sin que nadie se diera cuenta.

Según los analistas, estas ambiciones económicas también se están centrando en el FMI. Su intención es dominarlo, o por lo menos anularlo, a través de la criptomoneda digital que tiene previsto lanzar en 2022. El yuan digital, con un sólido apoyo por parte de la economía y gobierno chinos, sería la alternativa al dólar y permitiría a múltiples países (Irán, Venezuela…, que a su vez son grandes productores de petróleo) operar en paralelo al esquema económico actual. Y todo con una imagen cool, de modernidad digital.

covid China

La gestión del COVID-19
Las autoridades de la República Popular China informaron pésimamente de la aparición y la letal acción del COVID 19 en China. Pero ha sabido contrarrestarlo. Ha puesto a disposición de todo el mundo su legión de médicos y científicos para luchar contra el virus y buscar una vacuna. Ha compartido información y material. Y, sobre todo, ha exportado ayuda y conocimiento por el mundo. Italia fue el ejemplo más claro: China envió médicos y, en especial, material como mascarillas o EPIS. Políticamente, la imagen horrorizó a Bruselas y a Washington y, emocionalmente, asustó a determinados perfiles de empresarios de los países occidentales.
También en España hemos recibido ayuda de China. En nuestro país las comunidades empresariales chinas han gestionado la entrega de productos, como mascarillas, de manera preferente sobre otros países.

Esta situación se ha conjugado con la gestión del virus por parte del país líder de la democracia occidental. Las decisiones, comentarios, actitudes y propuestas de Trump han sido, y siguen siendo, erráticas y erróneas. La imagen de solidez de EE.UU. se ha visto seriamente tocada por esta política. Y en contraposición a la imagen de disciplina, esfuerzo y solidaridad que ha vendido China.

Otro detalle: la OMS y su director general. El ente sanitario mundial no hizo nada al principio de la crisis del coronavirus. Primero pareció menospreciar el poder del virus, después se fio básicamente de la información de China y tardó en declarar la pandemia global cuando la situación empezaba a descontrolarse. ¿De dónde es nativo el máximo dirigente de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus? De Etiopía, un país africano en el que China está muy interesada. ¿Quién fue clave para su elección al frente de la OMS? China, y la Unión Africana. La ubicación de peones, alfiles y caballos en el tablero de ajedrez internacional es otra clave que China desarrolla con gran habilidad

El idioma y el mensaje
China está llevando a cabo una muy importante labor de relaciones públicas para construir la imagen de nueva potencia mundial. Pero su talón de Aquiles es el idioma: el chino es una lengua muy difícil. Por eso mismo China ha desestimado, por ahora, imponer su idioma. El inglés seguirá como lingua franca para las relaciones internacionales y de negocios. Es mucho más sencillo y todos sus jóvenes que liderarán el país en pocos años estudian, o han estudiado, en Europa o EE.UU., con el inglés como base.

Trump, y su equipo de gobierno, son conscientes de esta situación. De ahí el lema ‘America first’ o las acusaciones continuadas a China. Parece el inicio de una nueva Guerra Fría, más centrada por ahora en el mensaje y la proyección de la imagen que en los hechos. La Guerra Fría con la Unión Soviética era más de acción, con espías y misiones. La ganó EE.UU. por, entre otros motivos, la inmovilidad dogmática del comunismo. La perestroika y las glásnost llegaron tarde. China parece haber aprendido la lección y por eso ahora la batalla es a través del relato y la propaganda, y compagina esta estrategia con una peculiar interpretación del capitalismo desde su base comunista. Por ahora parece que el experimento le funciona bien y va creando una imagen de cercanía, amistad y liderazgo de seda.
Todas estas acciones y ejemplos demuestran la importancia de no solo tener un buen producto, sino también saber venderlo. Hoy, más que nunca, la comunicación, las relaciones institucionales y la organización de diferentes tipos de acciones y eventos son centrales a la hora de posicionarse como referente. En el ámbito que sea. Especialmente entre las naciones del mundo.

Volver Atrás

social media
Síguenos @SolsonaCom Conecta Solsona TV Comparte Instagram
latest tweets
facebook
últimos proyectos
aecc contra el cáncer Barcelona Open banc Sabadell Aquarius proyecto
Ministerio de Auntos Exteriores Warner Bross proyecto Real Club de Polo de Barcelona
100 años Club Sabadell Barcelona World Race Cocacola Iberian Partners
clientes
contacto
BARCELONA
Enric Granados 145 2-1 - 08008 Barcelona    T +34 932 374 988   
F +34 932 175 635   
info@solsonacomunicacion.com
partners
Esta página web usa Cookies para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando por esta web asumimos que estás de acuerdo con el uso que realizamos de las Cookies.
Más información.